¿Qué es y qué ventajas posee el bono social para consumidores?


El bono social es una ayuda del gobierno para aquellos consumidores vulnerables, que no se encuentran en una situación económica cómodamente deseada. Según el Gobierno y la ley 24/2013, en su artículo 45, se ha fijado el 25% de descuento en las tarifas de luz a todas aquellas personas físicas que gocen del suministro y que cumplan determinadas condiciones y características sociales como así también de poder adquisitivo. Entre estos consumidores se pueden ubicar a todos aquellos que posean una potencia contratada de más de tres kilovatios en su vivienda habitual, jubilados o pensionistas mayores de 60 años, familias numerosas o familias con todos sus miembros en situación de desempleo.

 

Para solicitar dicho bono social, el consumidor deberá comunicarse por cualquiera de las vías posibles con la empresa distribuidora con el impreso correspondiente a su condición; es decir, si es jubilado, desempleado, etc. Así mismo este consumidor tiene la obligación de comunicar a la empresa comercializadora cualquier cambio que suponga su situación social que impide que siga siendo beneficiario de dicho bono social. Si esto no ocurriera, se lo penalizará con una multa del 10% más a las tarifas de electricidad por las cuales ha gozado el beneficio; además de cobrar el precio de la electricidad normalmente.

 

Quienes no tienen derecho y alcance al bono social, también pueden buscar la forma de ahorrar en la luz, buscando ofertas electricidad de todas las empresas intervinientes y contratando la más adecuada a su situación económica y al consumo que realizan en el hogar.